16 jul. 2012

LA PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL HACIA LOS INMIGRANTES EXIGE EL CESE DEL TRATO VIOLENTO A LAS PERSONAS INMIGRANTES

La Plataforma contra la violencia institucional hacia los inmigrantes exige que cese el acoso que se lleva a cabo hacia las personas inmigrantes desde diferentes instituciones públicas. Mañana viernes volverá a interponer una denuncia ante una desmedida acción policial contra cuatro solicitantes de asilo subsaharianos. La plataforma se mostró esperanzada debido a que recientemente los tribunales han dado la razón a la plataforma dictando sentencia favorable en un caso apoyado recientemente por la plataforma.
La plataforma considera inaceptable e injustificable los constantes controles de identidad, redadas y detenciones a los que son sometidas las personas inmigrantes. Estas prácticas se llevan a cabo en muchos casos, según la información suministrada por los afectados, sin cobertura legal y utilizando como criterio de selección el perfil étnico de las personas en lugar de la presunción de la comisión de un delito. La plataforma denuncia que las identificaciones van acompañadas, muchas veces, de actitudes que atentan contra la dignidad de cualquier persona, como es el registro de las pertenencias personales, cacheos y retenciones contra la pared, llevadas a cabo delante de los propios vecinos e, incluso, de los propios hijos. La plataforma ha advertido que las instrucciones de la Dirección General de la Policía hechas públicas recientemente no van a poner fin a estas prácticas y, sin embargo, sí que pone claramente de manifiesto que la institución policial es plenamente consciente de estas prácticas que podrían ser ilícitas.
Desde la plataforma se está trabajando en un informe para en el que se catalogan los “puntos calientes” de acoso institucional a los inmigrantes. Esta iniciativa comenzó tras denunciar este tipo de violencia ante el Alcalde del antiguo Ayuntamiento de Sevilla, éste negó que el acoso institucional a los inmigrantes estuviera ocurriendo Este informe está constatando sin lugar a dudas que en barrios como Macarena, San Jerónimo, Su Eminencia o Pumarejo, coger el autobús, frecuentar el polideportivo, acudir a rezar, reunirse en el parque, ir al trabajo, llamar en un locutorio, comprar en una tienda o llevar a los hijos al colegio, se está convirtiendo para estas personas en una verdadera hazaña. La plataforma considera inaceptable que por el simple hecho de tener unos determinados rasgos físicos alguien pueda ser objeto de un trato vejatorio, injusto y discriminatorio.
La plataforma entiende que esta violencia se constata en la sentencia del tribunal nº2 de lo penal por la que se absuelve a Birahim de la denuncia interpuesta por la policía por resistirse en la detención. La plataforma ha respaldado con asistencia letrada a las víctimas para que se personen como acusación particular contra la policía. Los diferentes procedimientos penales surgidos de estas actuaciones continúan su curso aunque la plataforma se muestra optimista ya que existen numerosos testigos presenciales que están dispuestos a declarar en el juicio las agresiones de las que fueron testigos”.
Por otro lado, la plataforma quiere hacer público ha ofrecido asistencia jurídica para interponer una nueva denuncia mañana viernes 22 de junio así como asistencia para la defensa en un caso en el que la Policía Nacional insultó, agredió, detuvo y denunció a cinco jóvenes subsaharianos solicitantes de asilo. Nos parece inaceptable que la policía, en un incidente de este tipo en una sociedad democrática, actúe con tal desproporción en el uso de la fuerza con la que resultaron todos contusionados, uno de ellos incluso con labio partido y tres dientes rotos. Otro de ellos, minusválido, terminó tendido en el suelo sin ropa, sin sus prótesis y sin su muleta.
Cuatro de los cinco detenidos, solicitantes de asilo, residían en el Centro de Acogida a Refugiados (CAR) dependiente del Ministerio del Interior. La plataforma también lamentó profundamente que tras la injusta detención, los cuatro fueran expulsados del CAR perdiendo los derechos que les asisten como solicitantes de asilo. Este hecho colma el vaso de una desesperante situación que viven, en general todos los solicitantes de asilo que tras el trauma de tener que abandonar sus países de origen se encuentran indefensos y deficientemente atendidos para reorientar sus vidas, aumentando así la frustración en la que viven.
Asimismo, la plataforma denuncia que la violencia institucional contra los solicitantes de asilo no se limita a lo policial ni a la actuación del CAR. El número de solicitantes de asilo desciende cada año en España debido a las negociaciones con Marruecos para que sea este quien no deje pasar a las personas en busca de refugio dificultando la posibilidad de solicitarlo. Como plataforma queremos llamar sobre la falta de justificación de estas medidas debido al reducido número de solicitantes, 2.738 en 2010 (4.517 en 2008; 3.007 en 2.009), en comparación con otros países europeos (47.790 en Francia o 41.330 en Alemania). Además según el último informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado) en 2010 el 56,6% de las solicitudes fueron rechazadas. Los datos de 2011, publicados ayer con motivo del Día Mundial del Refugiado recogen un rechazo del 74% sobre 3.414 solicitantes, lo que nos consolida a la cabeza de Europa en vulneración del derecho de protección y de asilo.
La Plataforma contra la violencia institucional se constituyó en 2010 aglutinando a asociaciones de inmigrantes, de apoyo a inmigrantes y de defensa de derechos ante la constatación manifiesta de que se estaba ejerciendo prácticas racistas y discriminatorias desde las instituciones públicas. Actualmente forman la plataforma:
Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Oficina de Derechos Sociales de Sevilla, Voluntariado Claver, Mesa Interdiocesana de Migraciones, Fundación Sevilla Acoge, MAD África, Grupo de abogados 17 de Marzo
En Sevilla a 21 de Junio de 2012